Prensa Española

Pedro Sánchez, contra las cuerdas en el Congreso, mantendrá la venta de armas a Arabia Saudí


No se descarta algún fuego de artificio pero sí una rectificación que implique la paralización de la venta de armas a Arabia Saudí. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, subirá este miércoles a las 9:00 horas a la tribuna de oradores para comparecer en uno de los plenos más complicados hasta la fecha. Toda la oposición, salvo el PP, le exige que paralice los contratos con el país árabe tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi cuyo cuerpo ha aparecido este martes en el jardín del consulado saudí en Estambul.

Motivo por el que sus socios parlamentarios de Podemos, ERC, PDeCAT y Compromís instaron a seguir el ejemplo de Merkel y confiaron en que «el Gobierno recapacite» y se lo volverán a pedir en una comparecencia en la que a Sánchez sólo le acompaña la soledad parlamentaria y el estigma de haber sido él quien hizo rectificar a su ministra de Defensa, Margarita Robles, tras anunciar la paralización de los contratos.

Algo que recordó este martes la ministra protagonista que dejó entrever su malestar dejando claro que la decisión de mantener los contratos saudíes fue una decisión del presidente Sánchez en contra de su criterio. Aunque quiso suavizar y relativizar respecto a que haya distintas posiciones en el seno del Gobierno porque esto «enriquece» el debate y la toma de decisiones, también lanzó una advertencia: «No podemos permanecer impasibles ante una violación de derechos humanos», dijo en una entrevista en Antena 3.

La presión nacional de una oposición que clama «por los derechos humanos» se suma a la internacional. El asesinato de Khashoggi, reconocido por el presidente turco, Tayip Erdogan, ha motivado la petición de Alemania de que todos los socios europeos paralicen de forma conjunta sus contratos de armamento en Arabia Saudí como una forma de meter presión desde la comunidad internacional. Pero en España hacen oídos sordos a la petición de la canciller Ángela Merkel.

Fuentes de Moncloa explican que ni un sólo país ha respaldado aún esa petición alemana y España sólo actuará desde la respuesta conjunta de la comunidad internacional que, de momento, se queda en solicitar una investigación independiente y exhaustiva. Ése será el mensaje del presidente Sánchez este jueves en el Congreso: abogar por una respuesta conjunta de Europa y bajo el paragüas de la ONU.

Lo que el Gobierno deja claro es que»los contratos actuales se van a mantener» y, más concretamente, los que afectan a la construcción de cinco corbetas en los astilleros de Puerto Real, en Cádiz, de las que dependen más de 6.000 empleos. Un asunto sobre el que quiso advertir públicamente la presidenta andaluza y candidata a la reelección, Susana Díaz, en una entrevista en Onda Cero: «Mi unidad de medida son las Naciones Unidads y la Declaración de los Derechos Humanos, y en estos momentos la ONU no ha determinado que no se puedan vender portaaviones, corbetas, camiones o armas a Arabia Saudí».

Ni el Gobierno de España espera que lo haga. Y por ello no habrá marcha atrás. Porque, además, «sería un suicidio para Andalucía», explican fuentes socialistas, que enmarcan la importancia del contexto de precampaña andaluza y la imposibilidad de anunciar una marcha atrás de esos contratos dos días antes de que el presidente Pedro Sánchez viaje a Sevilla para celebrar el primer Consejo de Ministros Extraordinario el viernes que viene previa reunión bilateral con Susana Díaz en el Palacio de San Telmo.

«Está todo dicho» es, por tanto, la respuesta de Moncloa respecto a una comparecencia que reconocen «será complicada» y en la que asumen que el jefe del Ejecutivo podría quedar contra las cuerdas de sus socios parlamentarios. La consigna será «tirar palante» y confían en que el formato le favorezca ya que no se trata de un pleno monográfico sino de un debate en el que se unifica su comparecencia sobre el último Consejo Europeo y la petición específica de ERC y Podemos sobre la venta de armas a Arabia Saudí. Una buena ocasión para hablar de Europa y la necesidad de una respuesta europea conjunta también en este asunto que a Sánchez se le atraganta por segunda vez.


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *