Prensa Española

El arzobispo de Tarragona, sobre los dos curas apartados por abusos a menores: “Sus errores no son tan graves”


El arzobispo de Tarragona y presidente de la Conferencia Episcopal Tarraconense, Jaume Pujol, ha salido al paso del escándalo del que son protagonistas dos curas de su archidiócesis con una defensa de su actuación al nombrarlos rectores de varias parroquias después de haber sido denunciados por abusos a menores. Los sacerdotes Xavier Morell y Josep Maria Font han abandonado las parroquias que regían en las poblaciones de Constantí y Arbeca, respectivamente, tras haber trascendido que entre los años 2015 y 2016 fueron investigados en el Vaticano por las denuncias de varias familias sobre su comportamiento con los niños.

Según ha explicado Pujol en una comparecencia ante los medios, las denuncias fueron tramitadas en la Santa Sede, que determinó el archivo temporal de la causa contra Morell por “falta de elementos”, pero se determinó que debía ser vigilado “por un tiempo prudencial”, mientras que el caso de Font, según una nota del propio arzobispado, “se adoptaron medidas disciplinarias proporcionadas a los hechos probados”. Tales “medidas disciplinarias” consistieron en enviar a Font al monasterio de Poblet durante dos años.

Nombramientos “a conciencia”

Pujol ha admitido su responsabilidad en los nombramientos posteriores de ambos sacerdotes con las siguientes palabras: “Son dos curas contra los que hubo denuncia. Nosotros hicimos lo que nos pareció en ese momento, que es lo que pide la Santa Sede que se haga, y pasado el tiempo consideré que eran personas que podían volver a ejercer el ministerio. Y por tanto los nombré con toda conciencia -y lo digo sinceramente, con toda conciencia- rectores de estas parroquias”.

El arzobispo ha tratado de justificar los supuestos abusos con la teoría de que los dos sacerdotes habrían tenido un “mal momento” y ha añadido que “si es una persona que realmente está obsesionada con el sexo y va buscando eso, pues es una cosa, pero hay personas que tienen un mal momento en la vida, una cosa que después probablemente se arrepentirán toda la vida”.

En cuanto a su actuación al frente de la archidiócesis en relación a estos casos, Pujol no tiene dudas sobre su “ejemplar” comportamiento: “Con las familias, con las personas que están implicadas en estos casos, nosotros hemos actuado bien. El Papa ha pedido tolerancia cero y yo también, pero también sería el momento de hacer investigación de verdad sobre qué está pasando en otros ámbitos, en el entorno familiar, en el mundo de la escuela, en el mundo del ocio. Para mí es penoso el caso de mosén Llagostera, que después de cincuenta años surjan estas cosas”.

El citado Llagostera, que falleció en enero de 2017, fue rector de Constantí entre 1972 y 1999, localidad en la que según testimonios recogidos por El Periódico era un secreto a voces que el párroco abusaba de los monaguillos. Tras estallar el escándalo de los abusos a menores en el monasterio de Montserrat, dos personas han relatado que sufrieron los abusos del clérigo Llagostera en las excursiones que organizaba a refugios de montaña en los Pirineos. Lo que no se sabía en Constantí es que el nuevo párroco desde septiembre del año pasado, el citado Morell, había sido investigado por lo mismo más pornografía infantil.

“Para mí no son unos desgraciados”

A pesar de considerar que todo fue cosa de un “mal momento”, Pujol también ha defendido que hayan renunciado a seguir al frente de las parroquias. “Estimándoles como les estimo, por son curas de la diócesis, es lo mejor para ellos. Para mí no son unos desgraciados. Han podido tener sus errores y sus faltas, pero no son tan graves como para decir que deben ser secularizados, de ninguna manera”.

Un ariete del separatismo

El arzobispo Pujol, perteneciente al Opus Dei, se ha caracterizado como uno de los más firmes defensores del proceso separatista. La Conferencia Episcopal Tarraconense que preside ha emitido contundentes comunicados a favor de un referéndum de autodeterminación y en contra del encarcelamiento de los golpistas


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *