Prensa Española

Macarena Olona denuncia la corrupción del PNV y saca de sus casillas a Aitor Esteban


El pleno de este miércoles en el Congreso ha dejado uno de los momentos más tensos vividos en la Cámara entre Vox y los nacionalistas a cuenta de la corrupción. Durante el debate de una proposición de Ley presentada por Podemos para derogar el plazo máximo de seis meses que establece la Ley de Enjuiciamiento Criminal en la instrucción de los casos de corrupción, la secretaria general del grupo Vox, Macarena Olona, arremetía contra el PNV provocando la airada reacción del portavoz nacionalista, Aitor Esteban.

Olona recurría a su etapa como Abogada del Estado en el País Vasco especializada en corrupción para explicar el apoyo de su partido a la propuesta y argumentar que ese límite de tiempo dificulta las investigaciones judiciales. Durante su intervención, y a modo de ejemplo de la corrupción política, desvelaba que en el año 2017 el PNV llegó a exigir su cese a cambio de apoyar los Presupuestos Generales del Estado del Gobierno de Mariano Rajoy. «La partidocracia se puso del lado de la corrupción«, denunciaba la diputada que advertía en cualquier caso de que «no había venido a la política a saldar cuitas personales».

Las acusaciones provocaban el enojo de los diputados del PNV que no dudaban en mofarse mientras Olona estaba en uso de la palabra. El portavoz nacionalista, Aitor Esteban, respondía a las acusaciones desde el escaño recurriendo al ataque personal. «Hay gente en el mundo que se cree tan importante y es tan fatua que piensa que puede valer unos presupuestos» aseguraba en un tono muy duro. «Debe ser frustrante perseguir la corrupción y no ganar ni un caso habiendo hecho sufrir a muchos inocentes por el camino que todavía están sufriendo», insistía Esteban cuestionando la labor de la diputada.

Ante la indignación de la bancada de Vox y el rostro severo de Olona, el portavoz del PNV proseguía asegurando que sólo cabían dos explicaciones a su actitud: «O es mala profesional o tiene obsesiones anti nacionalistas vascas». «Eso es lo que ocurre con los fucionarios que antes que funcionarios son militantes de una ideología», remataba completamente fuera de sí.

Por alusiones, Olona le respondía de nuevo advirtiendo de que debido a su «profesionalidad» no desvelaría las conversaciones que se produjeron en Sabin Etxea, sede del PNV en Bilbao, sembrando la duda sobre el partido.

El «disparate» separatista

El portavoz del partido, Iván Espinosa de los Monteros, aprovechaba después su intervención desde la tribuna del Congreso para criticar duramente a los partidos separatistas y advertirles de que su partido «seguirá trabajando» para su ilegalización. «El verdadero menoscabo del Parlamento es la presencia de partidos como el PNV, el PDCat y ERC», decía.

Después se dirigía directamente a los nacionalistas vascos para «denunciar el halo de moderación que han construido con el silencio cómplice del resto de partidos». «Los españoles les pagan para defender la soberanía nacional, no para liquidarla», reprochaba al PNV y a su portavoz, Aitor Esteban. «Le veo frustrado y sorprendido«, insistía Espinosa defendiendo la intervención de su compañera de partido.


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *